Ser

Decidió ser y se fue.

El tiempo

Aceptó que el tiempo era el camino para que fluyese el amor entre ambos. Sin el menor consuelo, la apartó de su mano para que volase sola.

Quién es

Quería ser el que nunca fue siendo quien es..

Lloraba

Lloraba desconsolado por el recuerdo de un amor sincero y su corazón estallaba en mil pedazos al pensar que el amanecer no tendría sentido si no era ella quien le despertase con su calor cada mañana.

Era tarde

Era tarde.
Se acostó.
Estaba solo.
Sentía tristeza.
No tenía a nadie a quien sorprender.
Era seis de enero.

Conmigo

Contigo, sin mi.
Sin ti, conmigo.

Hola y adiós

Le dijo adiós al amor.
Le dijo hola a la perdición.

Nunca fuiste para siempre

Su boca dijo aquella noche lo que su corazón había sentido aquellos años:
“¡Nunca fuiste para siempre!”.
Y así se despidió.

La miro

La miro.
No me mira.
Mira a otro.
El otro no la mira.
Me mira.
No la miro.
Miro al otro.
La miro.

La suerte

Era el momento de decir adiós.
Así se despidió: “No te deseo suerte. Ya te encargarás tú de engañarla para tenerla de tu lado”.




© El Placer Importa. Todos los derechos reservados.